CARGANDO...

Artículo Monográfico. Septiembre 2020

SP/DOCT/106830

La solicitud por el Fiscal del desalojo de viviendas “okupadas”. La nueva Instrucción de la Fiscalía

Roberto Guimerá Ferrer-Sama. Director de Sepín Penal. Abogado

RESUMEN El problema de las “okupaciones” de inmuebles ha sufrido un incremento cuantitativo en los últimos meses y la opinión pública se ha alzado frente a la falta de eficacia policial y judicial, en que no solo no se expulsa al “okupa”, sino que este se vuelve a veces con violencia contra el legítimo propietario o poseedor, incluso a extorsionarle. La nueva Instrucción de la Fiscalía General del Estado viene a recordar a los Fiscales los mecanismos legales con los que actualmente cuentan y, sobre la base de ellos, a marcarles las directrices para que, ante determinados supuestos, insten la medida cautelar de desalojo del inmueble.

The problem of the "squatting" of real estate has suffered a quantitative increase in the last months and the public opinion has risen in front of the lack of police and judicial efficiency, in which not only the "squatter" is not expelled, but he sometimes returns with violence against the legitimate owner or possessor, even to extort him. The new Instruction of the State Attorney General's Office reminds the Prosecutors of the legal mechanisms they currently have and, based on them, to set the guidelines so that, in certain cases, they can urge the precautionary measure of eviction of the property.

PALABRAS CLAVE Okupa, ocupación ilegal de inmuebles, allanamiento, morada, medidas cautelares, desalojo

I. Incremento de las usurpaciones de inmuebles
El problema de la "okupación" de bienes inmuebles ha venido sufriendo un preocupante incremento en los últimos tiempos, especialmente en época de confinamiento de la población a consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus o Covid-19. Los telediarios han ido ofreciendo casi a diario noticias sobre "okupaciones" de viviendas en distintos puntos de la geografía española, con manifestaciones de los vecinos a las puertas del inmueble "okupado", incluso en algunos casos con aspectos indignantes como la oposición chulesca, insultante y en algunos casos violenta contra el propietario y/o contra los vecinos por parte del o los "okupantes" del inmueble usurpado; o con cartas de éstos dirigidas a los legítimos propietarios o poseedores en las que les emplazaban a que contactaran con sus abogados. El fenómeno de la "okupación" ha subido algún escalón más en su conducta delictiva. Y la extorsión que en muchos casos constituye el nudo gordiano de la conducta del "okupa" en ocasiones ha logrado sus frutos, en que han devuelto la posesión del inmueble usurpado a cambio de dinero.
El clamor popular contra esta lacra no se ha hecho esperar, tanto que empresas de seguridad inmobiliaria están publicitando en los medios de comunicación nuevos servicios para evitar la usurpación de segundas viviendas. Desde sectores jurídicos se han multiplicado los cursos y los artículos doctrinales, avivando un debate sobre la suficiencia o no de los medi
os legales con los que actualmente contamos y sobre la necesidad imperiosa o no de una reforma legislativa. En Sepín este mes de septiembre hemos dedicado un monográfico digital a la cuestión. Ante tantas versiones del problema y de su posible resolución, con críticas hacia los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado por su falta de efectividad práctica en estas cuestiones, un Inspector Jefe de la Policía Nacional confeccionó un interesante esq

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

Productos Recomendados