CARGANDO...
Brand
  • Clasificadores del documento
    • CONSUMO
        • Casuística
            • Banca, créditos y préstamo
        • Cláusulas abusivas Casuística
            • (General*) Cláusulas abusivas Casuistica
        • Contratos
            • Condiciones generales de la contratación
    • MERCANTIL
        • Banca
            • Créditos bancarios
                • Garantías bancarias
                    • (*General) Garantías bancarias
            • Préstamo bancario
        • Condiciones generales
            • (*General) Condiciones generales
            • Cláusulas no negociadas
            • Cláusulas abusivas
            • Cláusulas nulas
            • Con consumidor
            • Transparencia

Artículo Monográfico. Junio 2020

SP/DOCT/105380

El fiador de préstamo mercantil como consumidor: relevancia de la cuestión en materia de cláusulas abusivas

Víctor Bastante Granell. Profesor ayudante Doctor. Facultad de Derecho. Universidad de Almería

RESUMEN La condición como consumidor del fiador de préstamo mercantil no ha sido una cuestión baladí en nuestro Derecho interno. Nuestra jurisprudencia le negó tal condición con base a la naturaleza del contrato. Si bien, la nueva doctrina sentada por el TJUE (caso Tarcau y caso Dumitra?) ha provocado un giro de interpretación en los Tribunales españoles, al manifestar que el concepto de consumidor debe interpretarse siguiendo un criterio objetivo y funcional, es decir, atendiendo a si actuó o no dentro de la relación jurídica –del contrato de fianza– con un propósito ajeno a su actividad empresarial o profesional. Ello podría implicar, entre otros efectos, una ampliación del ámbito subjetivo de aplicación de las normas tuitivas en materia de cláusulas abusivas.

PALABRAS CLAVE Fiador, consumidor, préstamo mercantil, cláusulas abusivas.

Sentencia objeto de comentario
ATJUE, Pavel Dumitra?, Mioara Dumitra? y BRD Groupe Société Générale, C-534/15, de 14 de septiembre de 2016.
1. Introducción
El concepto de consumidor se relaciona con sujetos –generalmente personas físicas– que suscriben el siguiente modelo de contrato: Contrato entre particular y empresario celebrado con un propósito ajeno a su actividad comercial y empresarial, o bien, actuando aquel como destinatario final de bienes y servicios (art. 3 LGDCU). Entre los contratos de consumo más destacables actualmente –por su protagonismo en la vía judicial– destaca el préstamo hipotecario para la adquisición de vivienda habitual, contrato donde resulta incuestionable la posición de consumidor del deudor hipotecario –salvo posibles excepciones–. Sin embargo, cuando estamos ante un contrato firmado entre sociedades, con un incuestionable propósito empresarial, resulta difícil otorgar, en un primer momento, la condición de consumidor a cualquier particular que intervenga en dicho contrato. Piénsese, a modo de ejemplo, en un contrato de crédito concedido por un banco a una sociedad con la finalidad de financiar su actividad empresarial. En principio, al tratarse de un préstamo mercantil, las partes estarían excluidas del Derecho de consumo.
Dentro del anterior contexto, en nuestro Derecho interno surgió la siguiente cuestión: ¿Puede ostentar la condición de consumidor el fiador particular de un préstamo mercantil? Ofrecer una respuesta a tal pregunta era necesario para dirimir si al fiador le resultaban aplicables las normas en materia de consumo y, más específicamente, la regulación sobre cláusulas abusivas.

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave

Formación Recomendada

Productos Recomendados