CARGANDO...
Brand
  • Clasificadores del documento
    • PENAL
        • Derecho Procesal
            • Procedimiento Penal
                • Sumario
                    • Instrucción
                        • Plazos de Instrucción

Artículo Monográfico. Septiembre 2020

SP/DOCT/106756

Versión 2.0 del sistema de plazos del proceso penal: nueva redacción del artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal

Jaime Moreno Verdejo. Fiscal de Sala del Tribunal Supremo, y Pedro Díaz Torrejón. Fiscal. Miembro de la Asociación de Fiscales

RESUMEN El régimen de plazos de los procesos penales ha sido modificado por la Ley 2/2020, de 27 de julio. En el presente trabajo los autores analizan las anteriores versiones del sistema de plazos, en especial el introducido en 2015, que generó una viva polémica, para concluir exponiendo los puntos claves del modelo actual

The regime of time limits for criminal proceedings has been modified by Law 2/2020 of July 27. In the present work, the authors analyze the previous versions of the system of time limits, especially the one introduced in 2015, which generated a lively controversy, to conclude by exposing the key points of the current model

PALABRAS CLAVE Proceso penal, plazos de instrucción, plazos máximos, plazos ordinarios, prórrogas, artículo 324 LECrim

I. Introducción
Antes de ocuparnos de la reciente reforma del sistema de plazos en la instrucción, permítasenos avanzar en esta introducción algunas breves reflexiones sobre el modelo procesal penal que sitúan nuestro parecer sobre esta materia:
a) La idea de un plazo límite para la instrucción resulta lógica: no cabe someter a una persona a una instrucción judicial que se perpetúe o alargue durante años, lustros o incluso décadas. Y eso está sucediendo hoy: la instrucción del proceso en muchas ocasiones es innecesariamente larga. La sensación es que algo hay que hacer para acabar con eso. A ese fin responde el establecimiento de los plazos. Lo que sucede es que el debate se pervierte cuando el acento se pone en el cuándo en lugar de en el cómo. No debiera ser tanto cuánto durará la instrucción sino cómo debe ser ésta.
b) La fase esencial del proceso ha de ser el juicio oral, es ahí donde se practican las pruebas.
c) La instrucción debiera solamente servir para decidir en la fase intermedia acerca de la apertura o no del juicio, es decir, para decidir quién y por qué hechos se sentará en el banquillo.
d) Los procedimientos por hechos no complejos precisan de una instrucción mucho más sencilla que la que hoy se viene practicando. Por mucho que se haya intentado –y conseguido en enorme medida- sentar que sólo lo ac
tuado en el plenario puede servir de prueba, es lo cierto que aún hoy en gran medida "la suerte de la causa queda echada en la instrucción" Nota . Se tiende a repetir lo hecho en el atestado y a tomar declaraciones y practicar todas las pruebas q

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

Productos Recomendados