Suspensión de la pensión alimenticia: circunstancias del obligado y "Mínimo Vital"

Suspensión de la pensión alimenticia: circunstancias del obligado y "Mínimo Vital"

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Familia y Sucesiones

Publicación: 6 / 2016

ISBN: 978-84-1332-606-1

Editorial: SEPIN

Referencia: 3031

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

¿Se admitiría la suspensión de la Pensión Alimenticia ante una difícil situación del obligado? Es necesario conocer la Doctrina del Tribunal Supremo que proclama su carácter excepcional y reconoce la existencia de un "Mínimo Vital", no sólo para el alimentista sino también para el alimentante. Reconocer que la suspensión debe ser una medida excepcional, se deriva de un concepto esencial: el del mínimo vital del alimentista. La Sentencia del Tribunal Supremo, Sala Primera, de lo Civil, de 18 de marzo de 2016 (SP/SENT/847039), fija la siguiente doctrina: "la falta de medios determina otro mínimo vital, el del alimentante absolutamente insolvente, cuyas necesidades son cubiertas por las personas que por disposición legal están obligadas a hacerlo". Sorprendentemente, la Sala Primera considera que, ante esta situación, deberán ser "(...) los Servicios Sociales los que remedien las situaciones en las que estos mínimos no estén cubiertos (...).


Doctrina
Ante una difícil situación económica del obligado al pago de la pensión alimenticia (desempleo, carencia de cualquier ingreso, etc.), ¿procedería la suspensión de la pensión o se debe incluir un mínimo vital para atender las necesidades de los hijos menores?
Cuando se acredite una situación grave de imposibilidad de pago por el obligado, ¿es posible acordar en ejecución de sentencia una suspensión/reducción temporal de la pensión alimenticia?
Pensión alimenticia: suspensión y mínimo vital. Doctrina de la Sala TS, Sala Primera, de lo Civil, 18-3-2016 SP/SENT/847039
Opinión
¿Y si no puedo pagar la pensión alimenticia?
Jurisprudencia y Resoluciones
Por circunstancias del obligado
Imposibilidad económica absoluta
Procede
Procede suspender a la madre la obligación de contribuir a los alimentos de su hija mayor, por su precaria situación socioeconómica, dado que es perfectamente atendida en todo orden por el otro progenitor con el que convive
Suspensión temporal de la obligación de abonar pensión de alimentos hasta que el padre obtenga ingresos de un trabajo remunerado o sea beneficiario de pensión o subsidio
Se mantiene la cuantía de la pensión alimenticia en 90 euros, pero se suspende el cumplimiento de la obligación durante seis meses, tiempo en que el progenitor deberá procurarse un trabajo con el que obtener ingresos
La madre no tiene trabajo ni recibe pensión de ningún tipo, por lo que procede la suspensión de la obligación de prestar alimentos hasta que varíe su situación
Suspensión de la obligación de abonar pensión de alimentos de 200 euros al mes con cargo a la madre, pues no percibe prestación ni subsidio y ha pasado a vivir con su hermano por la falta de ingresos
No teniendo la madre otros ingresos que los procedentes de la pensión compensatoria, con los que debe abonar alquiler, se suspende el pago de la pensión de alimentos hasta que se incorpore al mercado laboral
Suspensión de la pensión de alimentos por carecer el progenitor alimentante de ingresos para cubrir sus propias necesidades
Suspensión de la pensión alimenticia al carecer de ingresos el padre, acordándose en el 15 % de los mismos cuando perciba cualquier ingreso
Ante la imposibilidad de concretar si la situación de la progenitora no custodia es transitoria y pueda desarrollar alguna actividad laboral que la permita cumplir su obligación de alimentos, se suspende temporalmente la exigibilidad de la misma
Suspensión de la pensión alimenticia a cargo de la madre, que carece de medios suficientes para atender sus propias necesidades, y ni siquiera es posible fijar un mínimo vital a favor del hijo mayor de edad, aún dependiente económicamente
Ante la falta de ingresos del obligado, no cabe dejar sin efecto el pago de la pensión alimenticia a favor del hijo menor de edad, siendo factible a lo sumo la suspensión temporal por causa de imposibilidad sobrevenida
Si el progenitor no puede hacer frente a sus propias necesidades, pernocta en la calle y está siendo asistido por Cáritas, carece de razón imponerle una obligación con sus hijos que materialmente a día de hoy no puede cumplir
No procede
No se acuerda la suspensión de pensión de alimentos, pero sí su reducción de 90 a 50 euros mensuales, al ser los únicos ingresos de la madre de prestaciones asistenciales y tener otra hija que es atendida económicamente por el padre
No procede la suspensión de la pensión alimenticia, prevista para casos de imposibilidad absoluta de pago o indigencia, pues en este caso el padre puede hacer frente a sus propias necesidades, mantiene un vehículo y paga la hipoteca de su vivienda
No procede la suspensión de la pensión alimenticia fijada en 150 euros al no haber probado el padre la total falta de recursos económicos ni hallarse en situación de pobreza extrema, sin que baste para ello su propia declaración
No se suspende temporalmente la pensión alimenticia a cargo del padre, ni cabe modificarla, pues en las fotografías aportadas se aprecia que el padre trabaja como jardinero, lo que contradice su alegación de que no dispone de ingresos
Desempleo
No procede la suspensión de la pensión alimenticia, pues no se ha probado la total carencia de recursos económicos del padre, que está cobrando el subsidio de desempleo
No se suspende la obligación de pago de pensión de alimentos con cargo al padre, pese a encontrarse desempleado sin cobro de prestación, ya que realiza trabajos esporádicos, pero se reduce su cuantía al mínimo de 120 euros al mes por los dos hijos
No es aplicable la jurisprudencia del TS, que admite la suspensión de la pensión alimenticia en casos de indigencia absoluta, pues el actor percibe 426 euros de subsidio, sigue trabajando como carpintero y se dio de baja ex profeso como autónomo
No procede la suspensión del pago de la pensión alimenticia por la situación de desempleo del padre, quien debe solicitar el subsidio de desempleo al que tiene derecho
La situación de desempleo coyuntural del padre no justifica la suspensión de su obligación de pago de pensión alimenticia a la hija
Ingreso en prisión
Procede
Procede la suspensión de la obligación de pago de la pensión alimenticia, al ser imposible su abono por estar en prisión el padre y haber agotado toda prestación por ser parado de larga duración
Al no desempeñar el padre ningún trabajo remunerado en prisión, se suspende la obligación alimenticia mientras esté cumpliendo condena
Queda en suspenso la obligación de pago de la pensión alimenticia mientras el padre siga en prisión sin ingresos propios
Suspensión de la pensión alimenticia hasta que el padre obtenga el tercer grado o salga de prisión, ya que ahora mismo carece de cualquier ingreso que le permita afrontar la cantidad de 50 euros establecida
No procede
Ningún alimento se puede suspender por el simple hecho de haber ingresado en prisión el progenitor alimentante, gravando a la madre de los menores con la obligación de soportarlos en exclusiva
No procede suspender el pago de la pensión alimenticia ni suprimirla, pues cuando se fijó, el padre ya estaba en prisión y admitió abonar 50 euros al mes para cada uno de los tres hijos; cantidad que, además, es insuficiente para atender a sus necesidades
El hecho de que el obligado esté prisión no suspende la pensión alimenticia, que se fija en la cuantía de 100 euros al mes para cada hijo, que podrá modificarse si hay un cambio de circunstancias, permanezca o no aún en la cárcel
Mínimo vital
Atendiendo a la penosa situación del mínimo vital de la unidad familiar, es ilusorio querer salvar el "mínimo vital" del hijo, debiendo ser los Servicios Sociales los que remedien las situaciones en las que estos mínimos no estén cubiertos
No procede reducir la pensión alimenticia fijada en 65 euros por hijo, que se considera mínimo vital, ni su suspensión, ya que el padre tiene algunos ingresos y, aunque ha tenido otro hijo, no constan los ingresos de su nueva pareja
No se suspende la cuantía de la pensión alimenticia, que es mínima y ni siquiera sirve para afrontar las elementales necesidades mensuales de la menor; es significativa la ausencia del padre, sin justificación, en el acto de la vista
No se deja en suspenso la pensión de alimentos fijada a favor del menor en 50 euros al mes mientras el padre no trabaje, puesto que supone el mínimo vital
No acreditado que el padre no perciba ninguna cantidad, y siendo obligación insalvable la manutención del menor, no se suspende el pago de la pensión de alimentos, que se ha fijado en 100 euros al mes en cuanto mínimo vital
Pese a quedar probado que el padre carece de ingresos, debe asumir los deberes que genera el ejercicio de la autoridad familiar, por lo que se mantiene la pensión alimenticia de 80 euros, que es el mínimo indispensable, sin que proceda la suspensión
No se ha acreditado ausencia de ingresos, ni imposibilidad de trabajar por la madre, por lo que ni se deja sin efecto ni se suspende la pensión de alimentos de 175 euros, cantidad que se ajusta a las necesidades ordinarias del hijo menor

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido