La determinación de la edad de los menores extranjeros no acompañados

La determinación de la edad de los menores extranjeros no acompañados

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Extranjería

Publicación: 1 / 2016

ISBN: 978-84-1332-504-0

Editorial: SEPIN

Referencia: 3134

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

La situación de los menores extranjeros en España ha venido siendo motivo de especial preocupación, máxime si no eran acompañados, ya que en ocasiones las consecuencias ocasionadas derivaban en unas repatriaciones que se realizaban sin las debidas garantías. Si el ámbito de la inmigración siempre es terreno abonado para la lucha entre el principio de conveniencia y el respeto a los derechos y libertades fundamentales, la experiencia de los menores extranjeros es una de esas cuestiones en la que está en juego la coherencia de nuestro sistema jurídico. En el caso de los menores que se encuentran solos y cuya minoría de edad resulta dudosa, la falta de esta documentación permite al Ministerio Fiscal disponer que se practiquen pruebas de determinación de la edad, pues cuando se presente una discrepancia entre la documentación ofrecida el pasaporte y la apariencia física, lo procedente sería impugnar la autenticidad del documento y no considerar al extranjero indocumentado y proceder sin más a las pruebas de determinación de la edad. En este estudio, ofrecemos una visión complementaria de Doctrina, apoyada en una selección de jurisprudencia referida a la determinación de la edad de menores no acompañados.


Doctrina
Documentación y pruebas de determinación de la edad en los extranjeros no acompañados. Reflexiones sobre la reciente jurisprudencia del TS
Opinión
Prohibición de hacer pruebas de edad a los inmigrantes menores con pasaporte válido
Documentos recomendados
¿Menores o adultos? Procedimientos para determinación de la edad
Jurisprudencia y Resoluciones
Las pruebas médicas realizadas en menores extranjeros no acompañados
Procedencia
Aspectos generales
No procede someter a pruebas de edad a extranjeros no acompañados documentados en situación irregular en España para averiguar su edad real, no cabe cuestionar sin justificación, por qué se realizan tales pruebas cuando tienen un pasaporte válido
No aparece debidamente justificada la realización de las pruebas de determinación de edad realizadas: el menor se presentó ante los Mossos y con su documentación, pasaporte y certificado de nacimiento expedido por las autoridades de su país
Está justificada la prueba pericial médica para verificar si el demandante es mayor o menor: la normativa del Registro Civil y de la LEC se remite a los informes médicos cuando no está inscrito el nacimiento en el Registro Civil
Cuando la minoría de edad de un extranjero indocumentado no pueda establecerse con seguridad, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, informarán a los servicios de protección de menores para que le presten la atención inmediata
Por aspectos formales en la documentación presentada
No es un menor indocumentado, dispone de pasaporte válido que indica su fecha de nacimiento y que determina una edad de 16 años cuando se presentó en dependencias policiales, sin acreditarse que el pasaporte sea falso
No se considera cierta la fecha de nacimiento que figura en el pasaporte: en la solicitud de asilo hace constar el año 1986 como el de nacimiento, y el informe del médico forense concluye que puede tener una edad comprendida entre 18 y 19 años
Es improcedente el archivo del expediente de desamparo, pues ha aportado certificado de nacimiento según el cual tenía 17 años cuando llegó a España, y no puede considerársele mayor de edad sólo por las pruebas médicas realizadas
La carta de identidad aportada, emitida por la Embajada de su país, carece de virtualidad para determinar su edad, pues consta que la fecha de nacimiento que aparece constituye una presunción y está pendiente de verificación
Aunque la partida de nacimiento aportada podría considerarse un documento público extranjero, no cumple el requisito de la legalización o apostilla necesaria para su autenticidad en España, y ha quedado desvirtuada su presunción de veracidad
Ante la clara alteración de la partida de nacimiento en la fecha, era preciso realizar pruebas periciales médicas para conocer realmente la edad de la demandante
Ni las dudas por la fotografía del pasaporte ni la existencia de otra fecha de nacimiento anterior , dado que no se acreditó, bastaban para hacerle pruebas médicas
Procedente la realización de pruebas médicas para comprobar si era menor de edad, dado que la partida de nacimiento aportada no cumplía los requisitos de la apostilla necesaria, art. 323 LEC
No había justificación para realizar pruebas médicas al menor que portaba el pasaporte, como alega la Administración, porque no coincidía su fecha con la del expediente identificativo
Fue correcta la decisión de realizar las pruebas médicas a la demandante, pues el certificado de nacimiento que aportó tenía manipulada la fecha
Por disfunciones temporales en la documentación presentada
Está justificada la prueba médica para determinar si el demandante es mayor o menor de edad, pues el certificado de nacimiento aportado fue emitido tan sólo dos días después a sus inscripción y poco antes de venir a España
La expedición del certificado de nacimiento del interesado 17 años después de la fecha de nacimiento justifica la prueba pericial médica para verificar si el demandante es mayor o menor de edad
Para realizar pruebas complementarias
No puede considerársele extranjero indocumentado para ser sometido a pruebas complementarias de determinación de su edad y debe estarse a la edad consignada en la documentación aportada (17 años), ratificada por su país de origen estando ya en España
El inmigrante de cuyo pasaporte se desprenda su minoría de edad no puede considerarse extranjero indocumentado para someterle a pruebas complementarias de determinación de su edad
Disparidad de fechas entre documentación oficial y pruebas médicas
Prevalece la edad indicada en el certificado nacimiento y pasaporte oficiales de Nigeria frente la resultante de la prueba médica, afirmándose la minoría de edad y el derecho a protección
Apariencia física
Cualquier duda sobre la minoría de edad basada en la simple apariencia física de la persona deberá resolverse a favor del menor, habida cuenta el hecho de que las técnicas actuales no permiten establecer con total precisión la edad de un individuo
No bastan para someterle a pruebas médicas las dudas sobre el pasaporte ni su aspecto físico, la diferencia entre la edad apreciada por los médicos forenses (18 años) y la que constaba en el certificado de nacimiento (16 años) es escasa
Cualquier duda sobre la minoría de edad basada en la simple apariencia física de la persona deberá resolverse a favor del menor dado que las técnicas actuales no permiten establecer con total precisión la edad de un individuo
Aunque se trate de personas indocumentadas, las pruebas para determinar la edad, especialmente si son invasivas, no se aplicarán indiscriminadamente y cualquier duda sobre la minoría de edad por la apariencia física se resolverá a favor del menor
Las pruebas médicas para la determinación de la edad, no pueden aplicarse indiscriminadamente para determinar la edad y cualquier duda sobre la minoría de edad
Razones de género
El carácter intrusivo de algunas de las técnicas médicas que se utilizan para determinar la edad pueden resultar traumatizantes, especialmente en el caso de las niñas, los cuales deberán disfrutar del beneficio de la duda

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido