Terapia familiar, apoyo y seguimiento por especialistas, en el Derecho civil catalán

Terapia familiar, apoyo y seguimiento por especialistas, en el Derecho civil catalán

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Familia y Sucesiones

Publicación: 1 / 2017

ISBN: 978-84-1332-710-5

Editorial: SEPIN

Referencia: 3474

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

Cada vez es más frecuente que los tribunales aconsejan a las partes que acudan a terapia familiar o a mediación si no logran solucionar sus diferencias, incluso en algunos casos se fija la intervención de un coordinador de parentalidad para ayudar a las familias a gestionar mejor los cambios de estancias tras la ruptura, el interés de los menores una vez más está detrás de estas medidas. Quizás imponer la terapia o la intervención de profesionales sea contrario al espíritu de estas medidas conciliadoras, pero, ¿cómo no hacerlo viendo los resultados tan positivos que vienen dando en los casos de rupturas conflictivas?


Doctrina
Terapia familiar: posibilidad o imposición
Intervención del coordinador de parentalidad en la normalización de las relaciones familiares
Mediador o coordinador de parentalidad: ¿es lo mismo con diferente nombre?
Los progenitores podrán adaptarse a un sistema cooperativo mediante terapia o mediante un coordinador de parentalidad
Comentario a los arts. 233-13 y 236-3 CCCat: La supervisión de las relaciones parentales tras la sentencia judicial
Familias con alto grado de conflictividad: régimen de guarda y protección del interés de los menores
Jurisprudencia
Terapia familiar como medida necesaria
Se ha ido advirtiendo el papel cada vez más relevante de la intervención de profesionales no jurídicos, como evaluadores de la situación familiar y asesores del juzgado e incluso, en casos conflictivos, supervisores de las medidas adoptadas
Es necesario que ambos progenitores faciliten el desarrollo del régimen de visitas, para favorecer la necesaria comunicación de las hijas con su padre, debiendo la madre vincularse al servicio de terapia familiar que se recomendó en el informe
Obligatoriedad de la terapia familiar
Los tribunales pueden exhortar a los progenitores a la realización de terapias, pero no pueden ser impuestas como obligación de hacer. Se sustituye del fallo de la sentencia la obligación de sometimiento a terapia familiar por una recomendación
Se revoca la obligación de acudir a terapia familiar, pues no se explica la necesidad concreta por la que se establece
Mejora de las relaciones entre los progenitores
Se insta a las partes a acudir a terapia para conseguir una fluida relación entre ambos y a transmitir a los hijos un concepto positivo del otro
Se acuerda una medida de apoyo psicológico a los padres para que puedan superar la situación de incomunicación en la que están
Como valora el informe, ambos progenitores tienen aptitudes parentales, por lo que sabrán identificar las necesidades de su hijo y podrán adaptarse a un sistema cooperativo mediante terapia familiar o incluso mediante un coordinador de parentalidad
Los progenitores deben adaptarse a los cambios y procurarse recursos que les permitan una respetuosa relación entre ellos en beneficio de su hija, pudiendo acudir a la mediación; como se les ofreció por el Juzgado de Instancia
El interés del menor aconseja mantener la custodia compartida, pues desde los 2 años ha convivido con ambos núcleos familiares satisfactoriamente, pero es necesario un cambio en la relación de sus padres y por eso se ha acordado la terapia familiar
En beneficio de la hija ambos progenitores han de procurar el mayor grado de consenso posible acudiendo, si es necesario, a ayuda profesional en el campo de la terapia o de la mediación
Mejora de las relaciones con los hijos
No hay pronunciamiento sobre la guarda porque el menor pasará a ser mayor de edad en el plazo de un mes desde que se dicte la sentencia. Con la ayuda de una terapia familiar podría reanudarse la relación entre madre e hijo
Procede ampliar el régimen de visitas y añadir la pernocta una vez entre semana para que las relaciones entre padre e hija se afiancen y se recomienda que continúen con sus respectivas terapias
Los Jueces de familia frente a los discursos de confrontación de las partes tienden a proveer de mecanismos para solucionar los conflictos de relación; así es constructivo y mejorará la relación padre e hija que se indique una terapia familiar
El informe psicosocial advierte de la trayectoria familiar y las dificultades que ha tenido la madre para preservar la figura del padre, por lo que es conveniente que el hijo menor pase más tiempo en casa de su padre y se siga terapia familiar
Atribución a la madre del ejercicio exclusivo de la potestad parental, tratamiento terapéutico para el menor y suspensión de las relaciones con su padre, que se reanudarán según aconseje el terapeuta al que los progenitores acudan en terapia familiar
Se mantiene el régimen de visitas del hijo adolescente con su padre, la torpeza en sus habilidades no supone ningún riesgo y si el menor presenta rechazo a las visitas acudirá a terapia con la colaboración de ambos progenitores en la misma
Mejora de las relaciones con otros parientes
Ante el enquistamiento en las relaciones de los padres con la abuela que ha supuesto su falta de contacto con la menor durante más de 5 años, se les recomienda que acudan a terapia familiar para superar la situación
Actitud ante las terapias fijadas
Los padres no han cumplido el Plan de mejora por sus limitaciones, no comprenden sus dificultades en el cuidado de los niños, desconocen sus problemas en el centro o las terapias que han recibido, y no consideran que deban cambiar su actuación
La falta de colaboración y apoyo a los menores para proporcionarles el necesario equilibrio en su desarrollo es evidente ante la falta de implicación paterna en la terapia de sus hijos
Aunque el seguimiento de las medidas de mediación o terapia familiar es voluntario la actitud de colaboración de los progenitores podrá ser tenida en cuenta en caso de que sea necesario revisar la custodia compartida
Coordinador de parentalidad
Se debe mantener el amplio régimen de comunicación y visitas con el padre que será respetado por ambos progenitores y si persisten sus desencuentros, será objeto de seguimiento por un especialista en coordinación de parentalidad
Para facilitar el necesario proceso de pacificación entre los progenitores es necesario designar un coordinador parental, que permita mejorar su relación para ejercer de forma más adecuada sus responsabilidades
Designación de un coordinador parental que dará pautas a ambos progenitores en relación con el trato que deben dispensar a sus hijas e intentar consensuar las medidas que sean necesarias para pacificar el conflicto
Las dificultades que los progenitores tienen en la educación coordinada de su hija pueden reconducirse con la intervención del coordinador de parentalidad, que se nombrará en fase de ejecución entre los especialistas del Centro de mediación
Para que los contactos de los niños con su padre sean beneficiosos deben desarrollarse en un clima de tranquilidad, que no se ha conseguido, así, se acuerda la intervención de un Coordinador de Parentalidad, que podrá proponer ampliarlos si procede
Intervención de un Coordinador de Parentalidad, que tendrá la facultad de dar a los progenitores pautas para superar su actual actitud respecto la coparentalidad necesaria para que el desarrollo de la custodia compartida sea en interés de su hijo
Si persiste la falta de colaboración en la distribución de las responsabilidades parentales habría riesgo de la ruptura de la relación de la menor con el padre, lo que justifica imponer el apoyo y seguimiento por un coordinador de parentalidad
Pago de los gastos de los tratamientos psicológicos
Aumento de la pensión alimenticia de 400 a 500 euros, pues la hija mayor de edad se encuentra en situación de discapacidad, aunque no reconocida legalmente, y precisa ayuda psicológica permanente; la sentencia se aparta de la ratio decidendi
Se mantiene el pago por mitad de los gastos de terapia psicológica del hijo, no es justificable el argumento de las partes achacando la necesidad del tratamiento a la actuación del otro, ambos deben proporcionar tranquilidad y desarrollo equilibrado
El coste de la terapia que han seguido las hijas tras la ruptura no tiene carácter extraordinario al tratarse de un gasto previsto y cubierto por el seguro sanitario del padre custodio
Consultas
Intervención psicológica de las menores antes de solicitar la guarda y custodia compartida
Discrepancia en el ejercicio de la patria potestad: consulta al psicólogo

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido
Direct