La nueva valoración de daños por accidentes de tráfico. Jurisprudencia

La nueva valoración de daños por accidentes de tráfico. Jurisprudencia

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Tráfico

Publicación: 3 / 2018

ISBN: 978-84-1332-997-0

Editorial: SEPIN

Referencia: 4417

Precio: 18

+21% de IVA



Acceso On·Line

El actual Baremo de Tráfico lleva más de dos años de vigencia y, a pesar de eso, su implementación sigue siendo sumamente complicada para todos los sectores involucrados. Sus nuevos conceptos, la dificultad del sistema de valoración y la obligatoriedad de un procedimiento extrajudicial previo, ha conllevado una bajísima presentación de reclamaciones en los tribunales relacionadas con accidentes de tráfico. No obstante, en la presente selección de más de 30 resoluciones se recogen temas como el auto de cuantía máxima, la obligatoriedad de la reclamación previa y la valoración de los daños. Se incluyen en un completo índice donde su lectura es inmediata gracias al título resumen realizado por un especialista jurídico, además de poder acceder a extractos literales, con los fundamentos de derecho más significativos, y en su caso el texto completo.


Valoracion de los daños
La falta de seguir las reglas establecidas en el Baremo, en concreto la presentación de un informe médico ajustado siendo insuficiente para ello el informe de urgencias y de fisioterapia, supone que no puedan reconocerse el alcance de las lesiones
Aunque la secuela por contractura persiste y se reconoce tras el siniestro, procede su minoración al acreditarse otros traumatismos previos
Las alusiones al dolor por cercivalgia residual que se producen en momentos de posturas mantenidas o movimientos bruscos, no permiten modificar la puntuación por secuelas, al no poder ubicarla en las secuelas del nuevo Baremo
Para la cervicalgia la prueba de informe pericial sea médico legal o no, en el ámbito del baremo no es exigida a efectos de la constatación del nexo causal, pero ello no impide su determinación subsidiaria por otros medios probatorios
Las secuelas, al no estar determinadas ni valoradas mediante informe médico ajustado a las reglas del sistema aprobado por la Ley 35/2015, deben de ser desestimadas
Los criterios aceptados en Medicina legal sobre el nexo de causalidad entre un traumatismo y un resultado son: el topográfico, el cronológico, el de integridad anterior, la continuidad sintomática, y el de exclusión
El Baremo actual recoge que los síntomas de esguince cervical se deben manifestar y recibir asistencia médica dentro de las 72 horas siguientes al siniestro para que se puedan valorar
Para la retroactividad de la Ley 35/2015, en concreto del art. 1 conforme al cual no cabe entender que se ha producido concurrencia de culpas cuando la víctima es menor de edad, sería necesario una disposición expresa en tal sentido
Los daños personales probados en informe pericial, aportado con la demanda y ratificado en juicio, se indemnizan en base al nuevo Baremo, debido a que en el momento del alta médica ya estaba en vigor
En base al art. 37 de la Ley 35/2015 se deniega la concesión de las cantidades reclamadas, al no aportar las actoras un certificado médico que como informe pericial atestigüe el tiempo de duración y la naturaleza de las lesiones
Los daños personales probados en informe pericial, aportado con la demanda y ratificado en juicio, se indemnizan en base al nuevo Baremo, debido a que en el momento del alta médica ya estaba en vigor
Se debe aplicar a las secuelas concurrentes la formula Balthazar lo que conlleva una rebaja del importe otorgado por secuelas funcionales, y la suma separada de los 6 puntos de perjuicio estético
El plazo máximo en que deben aparecer las lesiones tras el accidente para que pueda apreciarse el nexo causal es el de 72 horas posteriores por lo que se trataba de una discopatía degenerativa constituida en antecedente cervical previo al siniestro
En atención al informe pericial de parte, realizado por el médico que siguió al lesionado hasta su sanación, se valoran los daños personales, siendo independiente para reconocer días impeditivos que el perjudicado estuviese o no de baja laboral
La nueva ley da pautas para indemnizar traumatismos que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia del dolor, pero que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias
No aportándose por el lesionado ningún informe médico que avale la necesidad certera pero futurible de una prótesis no cabe el resarcimiento de tal gasto
La doctrina legal del factor corrector de la indemnización básica por las lesiones permanentes de incapacidad permanente total se ha convertido en norma imperativa introduciendo conceptos como "pérdida de autonomía personal"
Se recoge en la Ley 35/2015 que las lesiones temporales se calcularan desde el momento del accidente hasta el final del proceso curativo o estabilización de las lesiones
Las secuelas impiden la realización de las tareas propias de sus ocupaciones y actividades habituales, concediendo indemnización por prótesis futuras, adecuación vivienda, vehículo nuevo y factor de corrección por incapacidad permanente
Para los traumatismos menores de columna vertebral se aplican los criterios de exclusión, cronológico, topográfico y de intensidad recogidas en el nuevo Baremo de tráfico
Los grupos de perjudicados son excluyentes entre sí, por lo que no procede fijar indemnización alguna a favor de la hermana mayor de edad que concurre con sus padres, aunque en el nuevo Baremo se reestructuran los grupos de perjudicados
Obligatoriedad de la reclamación extrajudicial previa
Presentada con la demanda la reclamación previa formulada por la aseguradora demandante a la demandada, en la que se adjunta la factura de reparación del vehículo, se cumple con el requisito procedimental del art. 7.8 LRCSCVM
No procede exigir el cumplimiento de la reclamación previa, pues el accidente ocurrió antes del 2016, aunque la demanda se presentase posteriormente
Se inadmite la demanda en reclamación de daños derivados de accidente de circulación al no haberse formulado reclamación extrajudicial previa, requisito desde el 1.1.2016 incluso para los accidentes ocurridos antes, como éste
Habiendo acaecido el accidente de autos antes del 1/1/2016, no procede la reclamación previa que viene exigiendo la Ley 35/2015
Como bien indica la de DT Ley 35/2015 la norma solo se aplicará a los accidentes de tráfico posteriores a 1/1/2016, y a pesar de la falta de reclamación previa a la aseguradora, debe admitirse la demanda que reclama los daños del siniestro
La reclamación previa que establece la Ley 35/2015 no se exige en este caso, pues la demanda no se articula contra la aseguradora de un vehículo a motor
Producido el siniestro antes de la entrada en vigor de la Ley que exige la reclamación previa extrajudicial, la ausencia de dicha reclamación no es causa de inadmisión de la demanda
La falta de reclamación extrajudicial previa a la aseguradora inadmita la demanda por accidente vial
A pesar de presentar demanda por accidente de circulación después del 1 de enero de 2016, fecha de entrada en vigor de la Ley 35/2015, no se exige la reclamación extrajudicial al acontecer el siniestro previamente
La fecha en que ocurrió el accidente determina la admisión de la demanda, ya que no procede aplicar la Ley 35/2015 que exige la reclamación previa, pues la misma resulta aplicable a los accidentes acaecidos a partir del 1/1/2016
La Ley 35/2015 exige la reclamación previa como requisito para la indemnización de los accidentes de tráfico, y en atención a la fecha del siniestro y de la entrada en vigor de la norma, procede admitir la demanda presentada
En virtud del principio pro actione se admite la demanda sin reclamación previa, presentada esta con posterioridad a la vigencia de la Ley 35/2015 pero por un siniestro producido antes
Resulta correcta la inadmisión de la demanda, reclamando la indemnización por lucro cesante, ya que debe aplicarse la Ley 35/2015 que requiere la reclamación previa y esta no se ha justificado
Auto de cuantía máxima
La conducción de una bicicleta queda fuera del ámbito del seguro obligatorio de responsabilidad civil derivada de la conducción de vehículos a motor, por lo que no debió dictarse el auto de cuantía máxima
El Juzgado de primera instancia es que el que deberá valorar que tras devenir firme la sentencia absolutoria, y teniendo en cuenta la reforma legislativa procede o no dictar auto de cuantía máxima

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido
IdCampaña:0